Insights

26 noviembre, 2018 Colombia

“No estamos en un buen momento para reducir incentivos tributarios”

Energía, Minería y Recursos Naturales

Hidroituango fue un hito para perfeccionar el sector energético en el país 

¿Cuáles son las principales apuestas del sector energético?

Básicamente, debemos aumentar la producción de proyectos eléctricos en el país. Hoy existe un mercado de energías renovables que debemos aprovechar; el mundo entero está migrando a estas tecnologías. Tenemos que concienciar sobre la importancia que implican estos proyectos sostenibles.

¿Existe confianza inversionista para adentrarse en esta clase de proyectos?

En Colombia tenemos aspectos que aumentan el apetito inversionista. A diferencia de otros países en la región, acá existe una estabilidad democrática y política, que termina siendo muy atractiva para los inversionistas internacionales. El tema de ingresar a la Ocde también es un incentivo muy grande para impulsar la inversión. Este grupo de buenas prácticas nos pone muy cerca de economías de primer nivel. Pero en el país tenemos una escasez de proyectos que nos está dejando muy atrás en este mercado. Estamos desaprovechando una gran oportunidad.

¿Cuál es la matriz de riesgo que están contemplando los inversionistas?

El problema con nuestra legislación es que no hay claridad frente a las acciones y las consultas populares. Esto puede llegar a generar inseguridad jurídica o a frenar indefinidamente grandes proyectos energéticos o mineros. Ese es uno de los principales miedos que tienen los inversionistas. Sin embargo, desde PPU aplaudimos la última decisión que tomó la Corte Constitucional frente al alcance de este tipo de acciones.

¿Esto evidencia un dilema entre inversión y legitimidad?

Ese es uno de los puntos en los que debe trabajar el sector. Considero que, aparte de una licencia técnica, este tipo de proyectos debe contar con una licencia social. Esta fue una de las lecciones que nos dejó Hidroituango, a partir de allí logramos perfeccionar el sector. De allí surgió una lección: todo proyecto necesita una licencia social para operar, construyendo lazos entre el desarrollo de la inversión y las comunidades.

¿Dónde estuvo la falla en el tema de Hidroituango?

Más que el proyecto en sí, esto nos demostró que en el sector energético aún nos hacen falta muchos ítems para lograr un verdadero desarrollo. Faltan más sistemas de monitoreo, también debemos tener un marco clave para el manejo de megaproyectos y ser muy previsivos ante esta clase de situaciones. Sin embargo, el tema de Hidroituango fue una tragedia para el sector, porque esto motivó un revolcón en el mercado. Lastimosamente, la crisis generó un poco de angustia en el sector, pero nos estamos recuperando.

¿Cómo incentivar la creación de proyectos energéticos?

Debemos establecer mayores beneficios tributarios para proyectos de energía renovable. Aunque en el sector hay varios incentivos, estos no son claros y se vuelven imposibles de conseguir. No estamos en un buen momento para reducir incentivos tributarios en este tipo de proyectos. Debemos trabajar para crear nuevos proyectos, porque hay escasez en Colombia.

¿En dónde se enfocará la firma para el próximo año?

Lo primero es que tenemos un equipo de abogados especializados que trabajó muy duro en el cierre de este año. Pero nuestra apuesta de crecimiento es encontrar nuevos inversionistas. Para el primer trimestre del próximo año, tenemos las dos subastas del sector y la apuesta es lograr vender muchos proyectos de energía renovable para establecer la matriz energética en Colombia.

“El problema es que en Colombia tenemos una legislación del castigo. Con esto, frenamos los proyectos del país. Debemos establecer un sistema debeneficio que nos permita sacarle el jugo a las APP”. Juan Manuel González G – Socio de Pinilla González & Prieto Abogados

 

Fuente: Asuntos Legales

Link Publicación