13 octubre, 2017 Perú

Guillermo Ferrero nos habla sobre el mercado de M&A en Perú y sus sectores más activos

Derecho Corporativo / M&A

Sr. Guillermo Ferrero, como experto en el área de M&A ¿cuál es su opinión sobre la marcha del mercado transaccional en lo que llevamos de año en Latinoamérica en general? Y sobre Perú en particular, ¿qué evaluación haría?

Para América Latina el 2017 va a ser un año parecido al 2016 en cuanto a “deal value”. El 2017 debiera acabar con una cifra cercana a los US$ 90 Billones de Dólares Americanos. Este resultado es particularmente positivo si consideramos factores que han impactado negativamente el crecimiento económico de la región, como son los escándalos de corrupción por el caso “Lava Jato” y su impacto en la economía de Brasil y otros países de la región, la incertidumbre política en países como Chile y México que tienen elecciones presidenciales próximamente, el bajo precio de “commodities”, como los minerales, que aún no repunta, entre otros.

En el caso peruano, el 2017 estará por debajo del 2016 en cuanto a “deal value” total. El impacto de “Lava Jato” ha tenido un doble efecto en el mercado de fusiones y adquisiciones. Por un lado, un efecto positivo ya que ha generado oportunidades para que inversores extranjeros adquieran la participación accionaria de algunas de las empresas brasileras en importantes proyectos de infraestructura pública. El efecto negativo, es que los actos de corrupción han generado una disminución de la confianza del inversionista en las reglas de juego aplicables a su inversión.

Si echamos un vistazo al escenario transaccional de Perú en 2017, resulta inevitable hablar de la compra de la hidroeléctrica Chaglla. ¿Podría brindarnos algún comentario al respecto?

La transacción mediante la cual Odebrecht Latinvest ha acordado vender su participación en la hidroeléctrica de Chaglla a China Three Gorges es una excelente noticia y confirma que los dos sectores más activos para fusiones y adquisiciones en el Perú son el de infraestructura y el de energía. Chaglla es una combinación de ambos.

Este ejercicio ha llamado la atención que inversores de otros países de Latinoamérica ha manifestado su interés en equipos de fútbol en el Perú, sector históricamente no demasiado activo en cuanto a M&A, ¿cree qué se trata de algo meramente circunstancial, o qué por el contrario denota cada una mayor diversificación de negocio en el país?

Es un fenómeno circunstancial. Aun cuando en el Perú se aprobó una ley que permite que los clubes de fútbol se conviertan en sociedades anónimas abiertas con accionariado difundido, lo cierto es que la mayoría de clubes de fútbol siguen estando organizados como asociaciones civiles sin fines de lucro. Ello dificulta su compra.

Aparte del sector energético y el de infraestructura, ¿qué otro sector o sectores cree que podrían sorprendernos de aquí a final de año?

Además de energía e infraestructura, vemos en el Perú mucha actividad en los sectores educativo –universidades e institutos superiores–, salud –clínicas y laboratorios– hidrocarburos, turismo –hoteles y agencias– y pesca, entre otros.

Por otro lado, los fondos de private equity globales, regionales y locales, también han estado muy activos adquiriendo empresas en la región. Entre ellos podemos mencionar a The Carlyle Group, Brookfield, Ashmore, Isquared, Advent, Kandeo y Sigma, entre otros. También fondos soberanos como AIDA y Temasek han participado en varias transacciones de M&A en la región.

En último lugar, ¿podría avanzarnos un pequeño pronóstico global sobre con qué resultados cree que cerrará el mercado de fusiones y adquisiciones peruano en 2017?

Es difícil predecir, pero debiera estar entre los US$ 7 Billones y los US$ 9 Billones de Dólares Americanos. Históricamente, la minería ha contribuido mucho en el incremento del “deal value” en el Perú, pero dado el estado actual del precio de los minerales la actividad en dicho sector ha disminuido en forma importante.

Fuente: Transactional Track Record