X
10 abril, 2019 Perú

Control previo de M&A: La importancia de fortalecer a Indecopi

Se deberá aumentar el presupuesto anual de Indecopi, así como fortalecer su institucionalidad y aumentar su personal para evitar que se aprueben operaciones de fusiones y adquisiciones que impacten negativamente al mercado.

 

La Comisión de Defensa del Consumidor del Congreso aprobó por unanimidad el dictamen sobre el control de fusiones y adquisiciones (M&A por sus siglas en inglés). La versión aprobada trae dos cambios respecto a lo que se evalúo en la sesión anterior. Por un lado, se elevó el umbral de ventas individuales a partir del cual se aplicaría el control previo. Por el otro, se recogió la propuesta del Ejecutivo respecto a la inclusión del silencio administrativo positivo. Esta figura establece que si Indecopi no cumple con los plazos establecidos respecto a la evaluación de la operación de M&A, ésta se aprobaría automáticamente. En ese sentido,  el fortalecimiento institucional de Indecopi es necesario para evitar la aprobación automática de procedimientos de concentraciones empresariales sometidos a control previo.

Indecopi deberá estar preparado para evaluar más operaciones que en años anteriores. Según especialistas consultados, bajo los nuevos umbrales propuestos por el dictamen (118,000 UIT en ventas conjuntas y 36,000 UIT en ventas individuales de cada una de las empresas involucradas), se analizarían entre 5 y 10 casos al año. “Habrá empresas que harán compras de más pequeñas como mecanismo de concentración para ganar poder de mercado”, dijo Elmer Cuba, socio de Macroconsult.

Las empresas tendrán que pagar una tasa de entre US$ 60 y 80 mil para someterse al control previo. Si Indecopi no cumple con los plazos y el proceso de evaluación previa se desestima, el dinero no se le devuelve a las empresas. En ese sentido, la equivocación del regulador puede tener un impacto negativo para el mercado, comenta Juan Luis Hernández, socio del estudio Hernández & Cía. 

Ante la aprobación de un control previo de concentraciones empresariales, el tiempo para concretar la operación se prolongaría, lo que podría desincentivar las inversiones en aquellas empresas. “El procedimiento tiene que ser célere. Si se  suma el tiempo que requiere la valorización de las empresas a la negociación del contrato, un proceso de control de compañía puede demorar entre 6 y 18 meses. Si a eso le sumas un control previo —con plazos que no son veloces— se puede dilatar el proceso de inversión hasta 2 años y medio”, dice Guillermo Ferrero, socio del estudio Philippi Prietocarrizosa Ferrero DU & Uría.

Fortalecer a Indecopi implicaría otorgarle un presupuesto anual adicional, que, de acuerdo a Ivo Gagliuffi, presidente de la entidad, debe ser de S/12 millones más al año para la contratación y capacitación de personal. Además, el nuevo equipo que se tendría que formaría la comisión encargada de revisar operaciones de M&A tendría que ser de al menos 30 profesionales con contratos permanentes y remuneraciones competitivas. “Indecopi tiene que tener una liberación de los límites para contratar personal. En los últimos años no han actualizado sus sueldos, lo que hace que no pueda retener a su personal. Se necesita que éste sea permanente y trabaje a tiempo completo”, señaló Pierino Stucchi, socio del estudio Muñiz.

Autoridades competentes

Pese a que los procedimientos de evaluación previa se encuentra a cargo de Indecopi, un pronunciamiento de la Superintendencia de Mercado de Valores (SMV) será necesario si la operación se diera  a través del mercado de valores. Asimismo, en el caso de que la operación de M&A se de entre agentes bajo la supervisión de la Superintendencia de Banca y Seguros (SBS), ésta puede realizar una evaluación previa de carácter prudencial sin que se requiera la intervención de Indecopi. Las evaluaciones se darían en casos de riesgos relevantes que comprometan la solidez financiera de las empresas involucradas. “En tiempos de estrés financiero, la SBS debe actuar de acuerdo a su mandato principal, sin esperar a Indecopi“, señaló Cuba.

El financiero y seguros fue el sector con más dinamismo durante el 2018 y ello continuaría durante el 2019. Por ello, la participación de la SBS resultaría particularmente importante. “Un banco no puede darle a un mismo grupo económico más del 10% de su patrimonio porque tiene un deber fiduciario de proteger los depósitos de los ahorristas”, dijo Ferrero.

 

Fuente: Semana Económica