2 diciembre, 2020 Chile

China Desk de estudios locales explican los factores que cambiaron la suerte de las firmas chinas en el país

Derecho Minero, Energía y Recursos Naturales

Expertos en temas transaccionales cuentan cómo estos inversionistas fueron sofisticando su apuesta de negocios. 

Hasta hace unos cinco años, a las firmas chinas les costaba –y no poco- concretar negocios en Chile, aunque sonaban fuertemente entre los oferentes o interesados. ¿Qué pasó en el camino, que hoy son el mejor postor? En la industria legal aseguran que mucho tiene que ver con que en la actualidad las firmas del gigante asiático están mejor preparadas y asesoradas, de la mano de reconocidos bancos de inversión y con abogados –tanto internos como externos- con una fuerte práctica internacional.

“También hay que entender que en China todo tiene una velocidad más rápida… hace diez años inversiones como las que hemos visto en los últimos dos eran impensadas, de hecho podríamos decir que la potencia con que llegaron estas inversiones se retrasó respecto de lo que vivían otros países”, afirma Tzu-Hsin Shen, abogado del estudio Eluchans, especialista en estas materias, quien agrega que en términos de asesoría legal, este cambio también responde a la sofisticación de los inversionistas chinos.

En ese sentido, Juan Paulo Bambach, socio de PPU, destaca que la forma de hacer negocios y los aspectos referidos al proceso de contratación y prestación de los servicios legales se ha ido “occidentalizando” y ha llevado a un cambio favorable en la relación cliente y abogado local, “prevaleciendo las confianzas culturalmente tan resentidas años atrás”. 

Coincide con lo anterior un pionero en la apuesta por el gigante asiático; Sergio Díez, socio de Cariola Díez Pérez Cotapos, firma que hace 15 años decidió incorporar quizá el primer China Desk en el país. El experto relata que a diferencia de otras épocas, donde era necesario tener un traductor -que no siempre reflejaba las opiniones legales y transaccionales a cabalidad-, hoy se vinculan con departamentos jurídicos al interior de las empresas chinas, con mucha experiencia y, en general, con un buen dominio del inglés. 

En cuanto a factores más de fondo, los entrevistados mencionan el crecimiento exponencial e internacionalización de dichas empresas en los últimos años, lo que las ha hecho más competitivas y llevado a atreverse a dar pasos que antes no necesariamente daban, pero esta vez con mayor efectividad.

Lo anterior, a juicio de los especialistas, se traduce en una sofisticación en la formulación de sus ofertas y una mayor competitividad, lo que además se combina con su casi ilimitada capacidad de financiamiento, lo que adquiere mayor relevancia en las mega transacciones.

Alberto Cardemil, líder del equipo de China Desk de Carey, releva también la profunda prospección del mercado chileno que empresas y agencias chinas han efectuado por años y “todas las gestiones políticas realizadas a lo largo del tiempo por distintos gobiernos, en forma consistente y transversal, con el objeto de posicionar a Chile como un destino atractivo para la inversión China han rendido sus frutos”.

Lo que viene

Estos expertos adelantan que lo que viene es una profundización de este fenómeno, que los alienta a potenciar esta creciente área de práctica.

Por ejemplo, PPU trabaja en el rediseño de su estrategia, antes apalancada a través de una oficina en Beijing que tenían junto a su socio español (Uría) y ahora buscan mayores puentes con despachos chinos, internacionales y bancos de inversión que lideran estos procesos.

En Cariola dicen estar permanentemente fortaleciendo el área, “viajamos casi todos los años a China y contamos con buenos estudios amigos. Además, junto con el Colegio de Abogados chino (All China Lawyers Association) participamos en el capítulo chileno del libro Legal Environment Report of the Belt and Road Countries, que ha tenido bastante circulación entre abogados y empresarios de ese país”, explica Sergio Díez.

En Carey viven una situación similar y Cardemil destaca el desarrollo que ha tenido esta división y la valoración que hacen de ella sus clientes, sobre todo al momento de ser elegidos para operaciones complejas y contra el tiempo.

Pero no solo las firmas de gran tamaño apuestan por esta área de práctica. Tzu-Hsin Shen se integró recientemente como socio del estudio Eluchans junto a su equipo también con miras a fortalecer el área dentro del dicho estudio.

 

Fuente: Diario Financiero